martes, 19 de abril de 2016

Resuelven el misterio de los espirales de Nasca

Puquios de Nasca habrían servido para la extracción de agua del subsuelo.

A través del análisis de nuevas imágenes satelitales, un grupo de investigadores italo-peruano afirman haber develado el misterio de los espirales de Nasca, en el desierto de Ica. El equipo liderado por la científica peruana Rosa Lasaponara señala que los pozos formaban parte de un sistema ancestral de extracción de agua.

"Los 'puquios' tienen un diseño de forma espiral para facilitar el ingreso de los fuertes vientos y de esa manera lograr que la gravedad brote el líquido hacia la superficie. Estos sistemas hidráulicos eran más sofisticados de lo que parecen y es probable que tengan alguna relación con las famosas Líneas de Nasca", señaló Lasaponara. Los nuevos hallazgos y conclusiones científicas serán presentados a finales de año en el libro "El Antiguo mundo Nasca: nuevas aportacoones de la ciencia y la arqueología".

Como se sabe, los antiguos habitantes de Nasca vivieron en la zona desde el año 1000 aC. hasta aproximadamente el año 750 dC. algo sorprendente para los estudiosos ya que se trata de una de las zonas más secas del planeta.