lunes, 28 de octubre de 2013

La Maca, el afrodisiaco perdido de los Incas

Cuando los Incas conquistaron las culturas Pumpush y Yaros, ubicadas en las zonas altas de la actual región de Junín en Perú, descubrieron que estos pueblos se alimentaban con una raíz de sorprendentes cualidades. Debido a sus propiedades energizantes, nutritivas y afrodisíacas, la Maca o 'Tanky Oncoy' en quechua fue considerado después como un regalo de los dioses. Actualmente y después de muchos años de olvido se ha convertido en uno de los productos más representativos del Perú. 

Historia de la Maca
Existen evidencias de que la Maca ha sido cultivada en las zonas alto andinas de Perú y Bolivia desde el año 1600 a.C aproximadamente. Sin embargo, fue recién durante el siglo XV que lo Incas masificaron su cultivo y consumo. Por ser altamente curativa fue utilizada primero como ofrenda para los dioses y alimento de la nobleza inca. Después vieron que su consumo también mejoraba el rendimiento físico y mental y fue utilizada por el ejército. Y cuando descubrieron que además de eso tenía un gran poder nutritivo y afrodisíaco fue consumido por todo el pueblo.

Cuentan los crónistas, que cuando llegaron los españoles notaron que la Maca "crecía en cualquier lugar" y que los incas la comían como "el pan". Notaron también su poder afrodisiaco: "Son muy gustosas y ardientes que excitan al Venus por lo que muchos creen que presta fecundidad a hombres y mujeres". Se dice además que debido a las alturas, los animales traídos desde España no se reproducían con normalidad y que los nativos recomendaron que los alimenten con maca. De esta manera, los conquistadores obtuvieron los niveles de reproducción deseados. Años después fue incluido durante el Virreynato como parte de los tributos que los indios debían pagar y poco a poco su consumo fue dejado de lado.

Cualidades y beneficios de la Maca
Durante el siglo pasado se han hecho diversos estudios sobre la Maca confirmando sus sorprendentes cualidades: mejora el sistema inmunológico; es una gran fuente de minerales, aminoácidos y vitaminas B1, B2, B12, C, E, entre otros; brinda fuerza, vigor y energía; combate el estrés; y es un poderoso reconstituyente mental, físico y sexual.

Además, la maca crece entre los 3,800 y 4,500 m. de altitud. Soporta heladas, nevadas, granizadas y condiciones climáticas que normalmente son perjudiciales para cualquier cultivo. Se pueden comer frescas o secas y pueden ser almacenadas durante 4 años sin perder sus propiedades. Por todo ello, más que un tubérculo normal la maca parece ser una super raíz andina cuyas propiedades energizantes y afrodisíacas siguen asombrando al mundo.

Más información en paseoperu.com